Weblog de MontañaWeblog de Montaña
 Duque Duque
Estas en » Weblog de Montaña » Archivo de Relatos » January 2007 » Enmig Del Besiberri Del Mig
Saturday 6 de January de 2007, 00:00:00
Enmig del Besiberri del Mig
Tipo de Entrada: RELATO | 8685 visitas

La novela épica, la ciencia ficción y la literatura de montaña se dan la mano en este relato asombroso.

último tramo de la ascensión
[+] click para ampliar

último tramo de la ascensión
Avión militar de las fuerzas aéreas de Eurasia
[+] click para ampliar

Avión militar de las fuerzas aéreas de Eurasia
Instante justo de repentino cambio climático
[+] click para ampliar

Instante justo de repentino cambio climático
Hora del almuerzo (Estanyet Malaresina)
[+] click para ampliar

Hora del almuerzo (Estanyet Malaresina)

[+] click para ampliar


[+] click para ampliar

Año 2006. 27 de Diciembre.

La humanidad ha comenzado la III Guerra Mundial y el cambio climático asola todo el planeta. Se suceden los tsunamis, huracanes y las grandes sequías. Los inviernos se vuelven secos y cálidos y a finales de diciembre ninguna estación de esquí ha conseguido abrir sus pistas. Los empresarios del esquí deambulan por las calles con apenas un mendrugo de pan con el que alimentarse.

8:00 am.  Un helicóptero del Ejército de Eurasia me deposita en lo que antes era la presa de Cavallers. Hace 13 meses las fuerzas enemigas destrozaron la presa y la riadá arrasó Caldes de Boí y Barruera. Mi misión como NERP es alcanzar la cumbre del Besiberri Sud o cualquiera que se le parezca. El resto de los NERP cayeron en el frente o dejaron la escalada o fueron absorbidos por otros comandos.

En este siglo los esquís de montaña y las raquetas son innecesarias, así que únicamente cargo con crampones y piolet. Durante los primeros 40 minutos, el sendero apenas gana altura, las mayores dificultades se centran en cruzar los torrentes helados que vienen del Punta Alta y del Comalesbienes. A mi izquierda, en la zona antes sumergida, unos escaladores nigerianos (actualmente, los escaladores de raza negra son la primera potencia mundial) están abriendo la vía de adherencia más dura del mundo (posible 9b!!).

Una vez en el Pletiu de Riumalo, el camino gira a la izquierda y cruza el río. Me quito la ropa sobrante, me implemento las polainas, me autocoloco los auriculares en mis fornidas orejas y, cual Mark Twight enfadado, le meto tralla al discman. Ahora subo sin descanso por el barranco de Riumalo dando algún rodeo por culpa de los tramos helados.

En eso, que el clima planetario cambia y comienzo a pasar frío al ir ataviado con simples mallas y camiseta térmica. A unos 2300 metros de altura, el clima vuelve a cambiar, sale el sol y empiezo a sudar sudor. A eso de las 10:15 llego al Estanyet de Malaresina (2495 m.), el cual se encuentra cubierto de casi un metro de nieve polvo. Como es la hora de almorzar, decido almorzar. A partir de aquí ya hay nieve continua. Las huellas que iba siguiendo se dirigen al Besiberri Nord y por tanto ya no me valen de nada. Tras el almuerzo me implemento los crampones, el piolet y las gafas de sol y trato de buscar mi camino.

Hundiéndome penosamente hasta las rodillas asciendo unos 100 metros hasta girar a la izquierda (dirección SO) y encararme hacia un ancho canal totalmente insoleado que sospecho que debe llevarme directamente al Besiberri Sur. Al final del canal, a unos 2800 metros de altura, descubro que no se donde estoy, ni quien soy ni adonde voy.

Creo haber pasado bajo los contrafuertes del Besiberri del Mig, pero el Besiberri Sur está más lejos de lo que creía y separado por una barrera rocosa que catalogo de TCH (técnica y chunga). Asín pues, a la luz del solete echo un rápido vistaso a todo mi alrededor y fijo objetivos. “Me subiré ahí, por lo que se ve más fácil”.

Son las 11:49 am. Cual Hermann Buhl en el Nanga Parbat inicio mi ascenso en solitario en lo que parece una cuesta de media hora. Al final más de una hora sudando, hundiéndome en la nieve y cagándome en Buhl. Incluso acabo yendo por las rocas con los pinchos con tal de no hundirme en la nieve. Llego a lo que es “mi cumbre” (Besiberri del Mig??) a las 13:00.

La vista brutal (Besiberri Nord, Valier, Punta Harle, Punta Alta, Aneto, Mulleres, Pica de Estats…) y la cumbre pequeña e incómoda. Se ven hasta las nieblas de los de Lleida. Los esfuersos de 5 horas de esfuerso pasan factura y empiezo la bajada con rampas y calambres en ambas piernas. Trato de buscar una bajada más sencilla siguiendo la cresta hacia el sur pero lo veo bastante TCH (técnico y chungo) y bajo por donde había subido. El tramo de 45º se hace de rogar, la nieve no está asentada y voy pinchando en hierba y agarrándome como puedo a la roca. A unos 100 metros en un pequeño collado decido comer y acabarme el litro y medio de agua que llevaba.

Llevo casi una hora en la zona de la muerte (entre 2900 y 3000 m.) y las alucinaciones comienzan a hacer acto de presencia. Durante el descenso creo que me siguen dos monitores de la FEDME que guían mis pasos y evalúan todo lo que hago en plan jurado de Operación Triunfo. Como no tengo agua no puedo parar a beber un rato, así que en apenas hora y media estoy a mitad de barranco de Riumalo quitándome los crampones por la escasez de nieve. Los de la FEDME se toman nota de cómo me los quito, los limpio y me los guardo y del tiempo que tardo en cada operación.

Antes de la última bajada fuerte, a unos 2050 m. de altura, comienzo a oir ruidos como de desprendimiento de cascada de hielo. En efecto, una cascada de hielo se ha desprendido por causa de un repentino cambio climático y trozos de hielo del tamaño de cabezas humanas ruedan a apenas 50 metros por delante de donde estoy. Menos mal que lo del discman a toda tralla era al subir y no ahora. El desprendimiento ha caído de la parte izquierda según se baja, me espero un rato a ver si cae algo más y empiezo a bajar entre rápido y muy rápido y con los oídos en máxima audición.

En 15 minutos llego al Pletiu de Riumalo totalmente recuperado del mal de altura y de la hipoxia. A las 16:00 acaezco en el parking de debajo de la presa y cojo agua del chorro que sale directamente de ella. Me bebo un litro y medio de agua como si fuera agua. En total 8 horas non-stop y sin parar excepto cuando paré a almorzar y comer.

Nadie ha destruido la presa, no existe Eurasia ni la III Guerra Mundial y aún nieva en las montañas, pero como sigamos así algún día nada tendrá solución. Y ese día chico….ese día, tal vez fue antes de ayer……

THE END

Galería de fotos aquí: http://www.madteam.net/fotografia/galeria.php/2709




Añadir nuevo comentario
Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa



 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook