Weblog de MontañaWeblog de Montaña
 Duque Duque
Estas en » Weblog de Montaña » Archivo de Relatos » March 2004 » Javalambre
Wednesday 10 de March de 2004, 00:00:00
Javalambre
Tipo de Entrada: RELATO | 2086 visitas

Os dejamos la crónica de un día bastante improvisado a la par que extremo. Perdonad el estilo un tanto Bragatanga. (4-3-2004)

Nieve paketón poco usual a estas latitudes
[+] click para ampliar

Nieve paketón poco usual a estas latitudes

MISIÓN JAVALAMBRE  (4-3-2004)

 

            Procedemos a detallar los hechos acaecidos el pasado jueves laborable en la sierra Javalambre.

            Se convocó a todos y cada uno de los miembros NERP pero sólo los más técnicos, a la par que extremos acudieron a la cita. Así pues, el día en cuestión, a las 8:00, el numeroso grupo de expertos salió a la aventura. Duque pilotaba el 206 mientras Rammellow ejercía de copi intentando implementarse de la ruta a realizar y cuan técnica sería. Contrariamente a todo sentido común, cargábamos con los piolos (entre ellos el Falcon), los cramps, bastones, artiach?y por supuesto los maccas.

            El primer susto del día llegó en un penoso adelantamiento a un camión conducido por una persona muy lerda. En el momento de máxima aceleración el tipo se puso a girar a la izquierda bloqueándonos el paso. El 206 pasó xiscando la cuneta mientras el lerdo nos pitaba. Continuamos el viaje totalmente acojonados.

            A las 10:15 llegamos al campo base del refugio Rafael Serra (1300m) donde abandonamos el 206 e hicimos acopio de todo nuestro material. Por una pista forestal fuimos ganando altura hasta la primera curva a la derecha, donde nos esperaba una cascadita de hielo muy bien formada q hizo las delicias de los NERP. Después del subidón reiniciamos la marcha hasta llegar a unos casetos (nacimiento del río Arcos) donde nos desviamos a la derecha para coger el barranco de los Hombres por donde discurre el GR-10, pero no vimos una jodida marca. Las primeras nieves hacen acto de presencia y revolucionan nuestro estado psíquico. Todavía desconocíamos que el verdadero paketón se hallaba en altura.

            Progresamos por un agradable bosque que se nos hizo interminable. Teníamos la cumbre del Buitre (1957 m) a nuestra izquierda pero no sabíamos muy bien por donde se iba. Así que exploramos varias vías por las que superar el muro de roca de unos 15 m que nos cortaba el paso. Tras varios intentos totalmente a flash desistimos ya que nuestro nivel técnico estaba muy por debajo de lo esperado, así que continuamos rodeándolo y subiendo el bosque hasta la cumbre. En altura la nieve paketón muy powder posibilitaba esquiadas muy radicales entre pinos, pero esta no era nuestra misión.

            En la cumbre empezó una ventisca glacial que nos obligó a refugiarnos en un chabolo muy cutre a la par que útil. Fuet y fotitos varias y continuamos la marcha. Duque sale con todo su material (chaqueta, gorro, gafas?)mientras Rammellow confía ciegamente en su cortavientos Nat Way. Trece metros más tarde, la ventisca le obliga a abrigarse a piñón, el Nat Way era totalmente insuficiente frente a temperaturas de sensación de -10 ºC.

            Afrontamos el peor tramo del día, varios kilómetros muy expuestos al viento a una altura constante de 1900 m  donde el hambre y el cansancio por el escaso esfuerzo realizado hicieron acto de presencia. En el primer solete que vimos vino a nuestra mente el pote de maccas preparado en penosas condiciones la noche anterior. Además del solete el lugar presentaba unas interesantes cornisas que atrajeron nuestra atención y no tardaron en ser desvirgadas.

            Con el estómago saciado decidimos ponernos los crampones para continuar la marcha, aunque no hacían ni puta falta. Al superar la primera cornisa observamos que el paketón de nieve decaía peligrando la integridad de nuestras 12 puntas. Un par de cornisas más fueron desvirgadas mientras continuábamos en busca de riesgos aún más extremos. Bajo el puntal del prado (1997 m) descubrimos en lontananza una pala S4 graciosísima muy cargada de nieve powder. Después de bajar 100 m para llegar a su base, Duque empezó a abrir huella con sus Grivel. Sensaciones andinas rollo Alpamayo proporcionaron gran satisfacción al grupo, pero la zona más extrema estaba por llegar. Frente a nosotros, a no más de un kilómetro, Duque avistó grandes formaciones cornisales con múltiples posibilidades que atrajeron poderosamente nuestra atención. Tras una rápida aproximación y ya a pie de vía observamos que la ruta exigiría el trabajo de los dos piolos. El Falcon pinchaba en nieve powder y el Nepal disfrutaba como nunca, mas los resultados fueron patéticos. En eso que descubrimos el último gran problema del sistema ibérico: la primera invernal al Pilar Central del Cerro Cavero (1984 m). Tremenda formación de hielo, nieve y roca  con un muro desplomado de unos 3 metros que exigió de toda nuestra técnica adquirida durante el día. Duque se esforzó durante más de 3 minutos mientras Rammellow filmaba todos sus movimientos. El problema sigue sin resolverse.

            Extasiados de tanta escalada vertical y plenamente satisfechos por el trabajo realizado,  las palas de 55 grados eran perfectas para desarrollar nuestra técnica de autodetención con piolet.

            El día tocaba a su fin y nos encontrábamos tan lejos?Es más, era lo más lejos que habíamos estado del coche en todo el día. Asín que a eso de las 17:00 decidimos que ya era hora de pirarse, pues la luz comenzaba a escasear y llevábamos frontales sin pilas. La ruta exigía recorrer en toda  su magnitud el barranco del Pasillo, interminable como ninguno. Con un comienzo bastante precioso poco a poco fue tornándose en un infierno. La monotonía del paisaje nos impedía saber si nos hallábamos en el buen camino y si conseguiríamos salir de día de allí. Unos primeros saltitos graciosos dieron paso a un complejo sistema de fosas, cada vez más profundas, donde te la jugabas a cada salto. No había cobertura y la noche se cernía sobre nuestras cabezas. Las tres últimas fosas eran brutales, la última de más de 5 metros de profundidad, que exigían una poderosa técnica de destrepe, de la que Duque carecía. Con el susto en el cuerpo ante la posibilidad de un vivac a pelo y  temiendo la llamada de la madre de Rammellow a la Guardia Chivil, arribamos al 206 sobre las 19:00 y emprendimos la vuelta exhaustos, enrojecidos, pero conscientes de que la misión había sido un éxito. 

 




Añadir nuevo comentario
Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa



 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook